Plaça Soler i Carbonell, 24, 1r 1a - 08800 Vilanova i la Geltrú
93 815 27 46
CA | ES | EN

CIRUGÍA DE LA GLÁNDULA SUBMAXILAR

 

Xavier y amigos que esteis interesados en la cirugía de la glándula submaxilar, os explicaré, brevemente, en qué consiste esta cirugía y el porqué una persona debe operarse para extirpar esta glándula.

Las glándulas submaxilares están situadas inmediatamente debajo de la mandíbula, mucha gente confunde estas glándulas con ganglios del cuello y vienen a la consulta un poco asustados por tener unos ganglios grandes desde hace mucho tiempo.

La causa principal de la extirpación de la glándula submaxilar es la LITIASIS SUBMAXILAR, que es lo mismo que la formación de piedras dentro de la glándula, el porqué se forman estas piedras aún no está del todo claro pero parece evidente que la dieta y la ingesta de agua alta en minerales podría favorecer esta condición. Cuando una persona tiene una piedra en la glándula submaxilar no siempre es necesario que se opere, a veces pueden extraerse a través del conducto de Wharton que lleva la saliva desde la glándula hasta la boca ( por debajo de la lengua) o también se puede hacer una endoscopia a través de este conducto. Pero en ocasiones esto no se puede realizar y la persona tiene infecciones de repetición que precisan la extirpación quirúrgica de la glándula.

Hay otras causas que pueden hacer necesaria la extirpación de la glándula submaxilar como pueden ser los tumores, en su gran mayoría benignos, que pueden aparecer en la glándula. El más frecuente de ellos es el tumor mixto o adenoma pleomorfo, aunque este tumor es benigno hay que realizar cirugía ya que con el tiempo se puede malignizar.

TÉCNICA QUIRÚRGICA DE LA GLÁNDULA

Para extirpar la glándula submaxilar debe hacerse mediante anestesia general, con una incisión de 4-5 cm en el cuello, por debajo de la mandíbula.

La técnica quirúrgica no es complicada y pueden haber 2 complicaciones principales, aunque poco probables, la primera es la hemorragia, rodeando la glándula submaxilar está la arteria facial que irriga la cara, a veces esta arteria o alguna de sus ramas puede sangrar, esta complicación, por lo general no suele ser importante y si que precisa de una reintervención quirúrgica. La segunda es la lesión de una de las ramas del nervio facial que se encarga de mover el labio, por lo que su lesión significaría la parálisis del labio inferior del mismo lado.

Para evitar esta complicación nos es muy útil el uso de unas lupas de aumento para poder identificar mejor el nervio y el uso de un Neuroestimuolador para estimular el nervio sin riesgo.

¡Ven a vernos!
En nuestras instalaciones disponemos de las últimas tecnologías en oftalmología, cirugía oral y maxilofacial y cirugía estética facial.
Concertar cita